La Comunidad del Idioma

Confusiones de la palabra colonizar

 

Uno nunca sabe de dónde saca la gente sus ideas. No es que sea una mala costcarbonell2.jpgumbre, pero es probable que usted sin querer se encuentre conversando con una persona que ha encontrado una respuesta para cada problema de esta vida y de otras, a fuerza de una voluntad ciega adherida a certezas más ciegas que ella.

Es parte de la naturaleza latinoamericana idear un universo particular, sus leyes, sus causas y consecuencias, sin salir jamás de su casa y casi sin atravesar el umbral de una biblioteca o una escuela, o a pesar de eso.

No sé por qué me sorprendí, pues, cuando un amigo me preguntó si podía usarse el verbo “colonizar” para designar la acción de poblar una zona. Me pregunté qué otra acción podría describir esa palabra sino exactamente esa y, entonces, indagué sobre el motivo por el cual se podría discriminar esa palabra o qué acción tan precisa era aquella que no estaba incluida por completo en ella.

Entonces me explicó que no podía usar esa palabra porque remitía el tiempo de la Colonia en América, y que él entendía que se trataba de un caso histórico exclusivo y más cuando el verbo tenía su origen en Colón, Cristóbal Colón.

He ahí lo que ha generado toda la literatura del realismo mágico. Ni en sus momentos más lúcidos alguien puede crear una etimología más maravillosa para una palabra, y estuve a punto de no aclararle nada, a fin de conservar intacta en él esa voluntad de explicarlo todo a partir de nada.

Pero el oficio me obliga. Así que corrí al diccionario -no vaya a ser que el destino me persiga a mí también- y le expliqué que colonizar, según la Real Academia de la Lengua, significa “formar o establecer colonia en un país”, “fijar en un terreno la morada de sus cultivadores”.

Si bien el término aún obedece a los asentamientos de labriegos, de siervos de la gleba trasladados para trabajar terrenos incultos, es común que ahora usemos esa palabra para designar cualquier asentamiento humano -no exclusivamente de labriegos- en un entorno urbano, y así lo llamamos colonia.

El verbo colonizar proviene del latín, de la palabra madre “colonia”, que a su vez deriva de “colonus”, que significa “labrador”.

La sexta acepción de esta palabra corresponde a un “grupo de viviendas semejantes o construidas con una idea urbanística de conjunto”.

El verbo todavía refleja lo que hacían los romanos cuando expandían su imperio. Invadían un pueblo, sometían a sus hombres (casi siempre exterminados en combate) y luego trasladaban familias de campesinos a cultivar las nuevas tierras conquistadas. La invasión era prácticamente total, porque se obligaban a vivir entre los pueblos sometidos, esclavizados, destinados al servicio y relegados de los medios de producción.

Sin duda esta costumbre de explicarnos las cosas por nosotros mismos nos regala fábulas y riesgos memorables.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s