La Comunidad del Idioma

Bienvenidos a la blogósfera

Prueba de la resistencia de la normativa española en la incorporación de los neologismos es la palabra “blog”.

Las Academias de la Lengua han rehusado registrarla quizá por el recorrido que este término ha tenido en tan corto tiempo. De ahí que “blog” no está en el diccionario de la RAE, y el Diccionario panhispánico de dudas registra el término y lo remite a “bitácora”. Lo justifica así: “bitácora. ‘Armario, junto al timón, donde está la brújula’. Se emplea a menudo en la locución cuaderno de bitácora, ‘libro en que se apunta el rumbo, la velocidad, las maniobras y demás accidentes de la navegación’. A partir de esta expresión, se ha tomado la voz bitácora para traducir el término inglés weblog (de web + log(book); abreviado, blog), que significa ‘sitio electrónico personal, actualizado con mucha frecuencia, donde alguien escribe a modo de diario o sobre temas que despiertan su interés, y donde quedan recopilados asimismo los comentarios que esos textos suscitan en sus lectores’. La equivalencia (cuaderno de) bitácora se halla bastante difundida en español y traduce con precisión el término inglés log(book)”.

A continuación, los redactores del diccionario compilan los siguientes ejemplos de uso apropiado:

“‘Los corresponsales de guerra italianos ofrecen nuevas perspectivas del conflicto iraquí a través de sus cuadernos de bitácora en Internet’ (País [Esp.] 2.9.04); ‘No es cosa de broma esto de las bitácoras, como también se conoce a tales webs’ (Luna [Esp.] 14.3.03)”.

El lector decida lo apropiado y comunicativo que es el apego a esta norma, si consideramos que ahora existe toda una nomenclatura a partir de “blog”, como “blogósfera”, que determina el espacio virtual donde conviven unos 106 millones de personas en el mundo, y cada día aumenta.

Sigamos leyendo: “Para hacer más explícita su vinculación con Internet (como hace el inglés weblog), podría usarse el término ciberbitácora o, como ya hacen algunos, ciberdiario (ciber-): ‘Como en otras ocasiones, no le quedó otra opción que publicar el hallazgo en su ciberdiario’ (Mundo@ [Esp.] 25.4.02); no obstante, este último término tiene el inconveniente de que también se emplea como equivalente de periódico digital”.

Llegado al final de esta explicación uno se pregunta cuántos sitios de Internet se llaman a sí mismos “ciberbitácoras” o “ciberdiarios”, esta última palabra desestimada por la “posible confusión” con periódico digital.

Aquí podemos encontrar una escisión perfecta entre generaciones, aquellos que se aferren a una ciberbitácora o los que prefieran llamarlo blog, quizá con la excusa técnica de que no es obligatorio hacer actualizaciones diarias, sino periódicas.

Sucede con estos términos que apenas se acepta una regulación, luego de largas deliberaciones, cuando se publican ya están desfasadas.

Discutir esta palabra es quizá un ardid torpemente fraguado para invitarlo a visitar el blog Orbis, en elheraldo.hn, donde encontrará las publicaciones de la sección literaria Orbis y los artículos de esta columna, La Comunidad del Idioma. Como ya es costumbre, EL HERALDO siempre va muchos pasos adelante y ha abierto este espacio virtual al público para que lea, se informe y haga llegar sus dudas, observaciones y consultas a través de sus comentarios, y luego aquí los discutiremos. Bienvenido a la blogósfera.

Anuncios
Estándar

One thought on “Bienvenidos a la blogósfera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s