Orbis

Lengua adversa: poemas inéditos de Rigoberto Paredes

revista-003Un verso para los tristes tahúres de la gloria ajena

En el mes de la lengua, he aquí la Lengua adversa de Rigoberto Paredes, el título de su más reciente libro de poemas. A los que no lo conocen, no está demás recordarles que el poeta es adverso a los convites en torno a la normativa idiomática (por el carácter de su obra), pero no puede dejar de celebrar otro evento importante este mes, su cumpleaños. Por eso y por la cifra significativa de su edad, rompió el tabú de jamás leer en Paradiso -el café de su propiedad y de su esposa Anarella- y, luego de 20 años de tener abierto este espacio al público y a otros poetas, realizó su primera lectura de poemas. Ahí estuvieron su esposa, sus íntimos, sus fans y sus amigos, y la velada fue en verdad agradable. Si hay un poeta en Honduras que se parece a su obra, ese es Rigoberto Paredes. Franco, parco, mordaz y extrañamente nostálgico. En esta edición, Orbis pone en sus manos una selección de poemas inéditos de Rigo, primicias que puede gustar antes de obtenerlos en el libro Lengua adversa. Imágenes del peruano José de la Barra.

ALEGRETO
Oh, cor, cuore mío, canta
mi caída, canta.
¡Ni Troya, ni Bizancio, ni Bagdad
cayeron, como yo,
en manos más impías!
Pero canta, corazón, canta, canta.
Dolor cuesta decirlo: fui vencido.
En mala lid perdí
ese reino de poesía y gloria
que algún pequeño dios
me hubo deparado.
Como Seferis, miré escurrirse
un mar entre mis manos;
y silencio y olvido
ciñen ahora mi afamada lengua.
Pero canta, cuore mío, canta.
De mí queden, no más,
estas palabras con música del mar
de Samotracia, la encantada.

DE DIDO
Pobres cenizas
que una vez ardieron
por un hombre.
Pobres de las que todavía
como Dido me aman.
LIBELO CONTRA A. LEE
No les creo, ¡mentira tan piadosa!,
ni a Turcios ni a Molina.
Par de pares,
interpósitos de sí,
entrambos juez y parte.
Annabelle no existió,
ni tuvo orgasmos ni jaquecas
como La Gacela, de Byron,
ni libó tósigos letales, como la Bovary,
y no murió de amor, como la cría martiana.
Nada que ver con Dulcinea o Lady Chatterley.
Moza platónica, si acaso,
selenita de las pampas olanchanas,
galatea, galana de novela
decimonónica y cursi.
Nadie te vio de veras, nadie,
pobre diabla de la rue Lafayette.
MARTES TRECE
Un día como hoy murió mi padre.
Ese día, a mis siete de edad,
me mandaron a la escuela,
en castigo porque bañé a Lingüística, mi gata.barra7.jpg
Un día como hoy cumplí quince años
y me robé una novia entrada en trece.
Recién cumplidos los dieciocho,
recibí tremenda carceleada
por apedrear un busto de Carías.
Un día como hoy rondaba yo los veinte,
y publiqué mi libro, primero, de poemas,
del cual yo mismo, ni nadie,
tiene que acordarse.
A los cuarenta, ese día,
me casé con la única muchacha de ver
en La Plazuela.
¡Ese día, ese día no toqué madera!

OTRO LEGADO DE F. VILLON
Todo lo que sé,
¿lo que sé?,
me lo enseñó Francois Villon,
el villano de Angers,
hijo de Guillaume, peor que él,
y de madre desaparecida.
Francois, mâitre y poéte,
legó a Regnier tres perros
y al señor de Griny, seis más,
y un pato a la Cholet, por casquivana.
Y a mí, sin que conste en relación alguna,
lo que cubre pantorrrillas y
de Las Carmelitas.
A cambio, de mi parte,
a la virgen de los inocentes
acomodé a sus pies, beso mediante,
tu florete de salteador de alcobas y veredas.
Item más,
Villon, villano,
ya le entregué a Louvieros
las cáscaras de huevo que dijiste.
Y más y muchas cáscaras
a tus damas de antaño, Thais y Eloísa;
y cáscaras, más cáscaras
a estas mías de hogaño:
pocas de ver, una
o ninguna.

CUENTAS CLARAS
Un verso dejo,
satírico,
y etílico
y metafísico
y cáustico
al enemigo y, si acaso, a la enemiga
de mi vida y obra.
A ver, ¿cuántos enemigos tengo?
A Dios gracias, ya perdí la cuenta.
Hay quien se pasa la vida
ganándose enemigos
como en una lotería literaria.
Yo, por mi parte,
un verso dejo, muchos, varios
para que ajusten
y que den contento
a las adversas lenguas
y a esos tristes tahúres de la gloria ajena.
o ninguna.

DISFUNCIÓN

Esta noche, mi amor,
coronaremos
el Everest y el Kilimanjaro.
Vamos a ver qué pasa,
Vámonos.
Sería yo el bufón de tus liliputienses
si no llegamos, juntos, a esas cumbres.

ARS

Muerdo mi lengua para que más sangre
y la vuelvo a morder para que calle.
Mi lengua larga y doble, como todas
las lenguas enemigas, sotto voce.

Muerdo mi lengua y sangra y la maldigo
porque no es vino lo que de ella brota.
Puro veneno trago. Dolorosa
lengua que mastico y me atraganta.

Lengua adversa será, vilipendiada,
viperina, procaz y tabernaria.
Lengua de mí, como si nada, luenga.

Esta es mi lengua, digo, lo que escribo
con mi lengua mordida a flor de labio.
Lengua patética, ¿poética? ¡Y ars!

LETANÍA DEL QUE VOLVERÁ
Tened piedad de mí,
impíos. Y tú, impía, victoriosa,
más que una Quimera:
depón tus zarpas,
tu ponzoña feminista y tonta.
Se rinde este invencible corazón,
el mío;
pese a mí,
a mi laureada frente,
sediciosa y vulgar como ninguna.
Muerdo, por vos, el polvo,
trago mi lengua adversa,
rumio estas cenizas.
Marcho a mi soledad,
madre del yermo,
me voy, me voy
a idear, oh viejo Thor, otras batallas.
OTRO CONSEJO PARA SOBREVIVIR
Cobo Borda asegura
que todos los poetas van al cielo.
¡Qué mentira!
De esos y de esas
colmados se hallan los infiernos.
Unos, por buenos,
y otros y otras, como diría, el sedicioso Dalton,
nolens volens.
Pobrecitos poetas
y pobrecito Dios, que en paz descanse.
Yo, pobre de mí,
me quedo donde estoy, Cobo (ad)verso,
a bordo de esta cama
donde, seguramente, me acompañan
tus malas poetisas
de Mito y Piedra y Cielo.

CATULINARIAS
2
No quiero, Lesbia, que me quieras
como otras me quisieron.
No sufras tanto, no vale la pena.
Duele el amor
a solas, no correspondido.

4
Me dijeron
que dijiste que me amabas.
No les creí.
No creo que tú hables
mal de mí
a mis espaldas.

5
Te vi, Lesbia, en las termas,
húmeda te vi, y limpia.
¿Por qué no estás así
cuando llego a tu cama?

7
Hombre soy, Lesbia,
y tengo mis urgencias.
Contigo
o con las otras,
urgentemente
preciso ser fiel conmigo mismo.

12
Cayo Valerio, me dijiste, te amo.
Y me quedé callado.
Cállate tú y calla tus mentiras,
cara Lesbia.
Yo no te amo, ni amaré a ninguna.
Amar es cosa poca,
dura menos que una noche en tu cama.

LETRA PARA UN HIMNO

De algo que bien pudiera llegar a ser un país,
de un país que no puede ser, todavía,
estoy hablando.

Falta mucho, todo
lo que un país quiere tener:
un nombre, una honra de país;
tierras, mares y cielos del país;
muertos, vivos por un país;
fama de buen vecino, a pesar del país;
belleza, poetas y animalitos
a salvo en su país.

Un país que no duela sin querer.
Otro país.

Un país que no puede ser, todavía,
es mi país.

ANÍBAL
Aníbal, no el cartaginés,
púnico impune;
digo, invoco aquí
a el indio,
aquel perito del color
que tramaba en el lienzo
sus campos de batallas.
Lengua adversa y tajante, como pocas
la de aquel indio Aníbal.
(Dómine de la sátira, te nombro,
sátiro de ti, tú mismo, juez y parte).
Pincel en ristre, pocos como él
para sacar de la nada
ese rostro no visto, vivo como la luz
que espejeaba en sus manos.
¿Dónde estará este inmortal
desaparecido?
Oigo aún el rechinido de sus dedos
de todos los colores
sobre el ya abatido bastidor,
apersogado contra la pared
o contra el suelo raso.
Andará en eso, en lo suyo.
Pintando, pintándole una carcajada
amorosa a la puta muerte.

RIGOBERTO PAREDES: Poeta y ensayista, nació en Trinidad, Santa Bárbara, el 17 de abril de 1948. Perteneció a los grupos literarios Tauanka de Tegucigalpa y Punto Rojo de Colombia. Es premio It-zamná de Literatura, otorgado en 1983 por la Escuela Nacional de Bellas Artes y Premio Nacional de Arte 2005. Aquí un video de su presentación en el Festival de Medellín.

Anuncios
Estándar

2 comentarios en “Lengua adversa: poemas inéditos de Rigoberto Paredes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s