Orbis

Las márgenes de la ilusión: Oded Sverdlik

Armando LaraLa metafísica del paisaje

Para el gran poeta, la poesía está en todas partes. En la cárcel, en los astros, en el cuerpo del ser amado. Para Oded Sverdlik estaba en el paisaje. Los lugares, como testimonios de la existencia, encierran verdades propias del hombre y revelan su destino. La verdad de Sverdlik es una correspondencia entre todos los seres; el pescador no espera la respuesta del pez sino del abismo, una hoja solitaria no puede hurtar el verdor del invierno, el transeúnte que pide la hora pide un milagro, así, toda la naturaleza es un discurso sobre la vida y la muerte. Esta poética de los lugares, lejos de llevarnos al reduccionismo de la patria y el folclore, fluye hasta tocar todas las existencias posibles con una fuerza inagotable; de ahí la resistencia de Sverdlik al límite de los signos de puntuación. Junto con las palabras, las cosas se transforman o se funden: el pez se vuelve una voz del abismo, la piel del cuerpo se confunde en una sola imagen con las piedras de la ciudad, el mar sabe que Jonás escapará al azote. Algo de esta poesía nos recuerda que al final quizá solo haya palabras.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar